Mar 31 2008

Comunicado de la European Vegetarian Union.

Tras un debate sobre el problema del hambre en el mundo, declaramos que el vegetarianismo ofrece la posibilidad de mitigar considerablemente esta creciente amenaza.

Alimentar a los animales de granja con grandes porcentajes de los cultivos alimenticios disponibles para los seres humanos es poco ético y representa una flagrante falta de solidaridad con los hambrientos.

La escasez de agua existente se ve agravada por las cada vez mayores cantidades de agua que se utilizan para la cría de animales, dejando menos para los cultivos.

La producción de carne es antieconómica y sólo puede ser mantenida con enormes subsidios financieros, conduciendo a severas injusticias sociales.

El informe de la FAO “La larga sombra del ganado” afirma que la crianza de ganado genera ya casi una quinta parte de los gases de efecto invernadero, que se espera que eleven la temperatura media. El calentamiento global conduce a sequías, pérdida de cosechas e incluso más miseria para los pobres.

La extensión artificial de la cadena alimenticia debido a la transformación de cereal en carne provoca un enorme derroche de recursos.

La European Vegetarian Union exige que:

–los dirigentes nacionales e internacionales dejen de subsidiar la producción de carne y en su lugar inviertan en programas de ayuda sostenibles;

–los envases de carne exhiban advertencias informando sobre el riesgo que representa la cría de animales para el medio ambiente y para la seguridad alimentaria;

–las organizaciones y agencias internacionales incorporen los beneficios de un estilo de vida vegetariano en las futuras estrategias para la lucha contra el hambre en el mundo.

Una vida sin carne es posible, es beneficiosa para el medio ambiente y permite una distribución más justa de las riquezas naturales. Rechazamos cualquier política que pretenda que el consumo de carne debe ser la norma social.

Mar 31 2008

El año pasado los españoles llevamos al matadero y luego nos comimos a más de 824 millones animales. Descontadas vísceras y otros restos no consumibles, la biomasa total consumida sumó 5,8 millones de toneladas de carne, según los últimos datos de la encuesta de sacrificio de ganado 2007 del Ministerio de Agricultura. La cifra supone un 4 por ciento más de animales muertos que en 2006.

El 85 por ciento de todos ellos fueron pollos y gallinas, grupo que registró un incremento anual de 30 millones hasta totalizar 698 millones. El resto de las cifras fueron las siguientes:

61,8 millones de conejos.

42,4 millones de cerdos.

17,4 millones de ovejas.

2,4 millones de vacas.

1,3 millones de cabras.

26.074 caballos.

Si somos 45 millones de españoles, tocamos por tanto a 18,30 animales sacrificados por persona y año, o lo que es lo mismo, a 129 kilos de carne en canal.

Y si el papa Juan Pablo II tenía razón y los animales poseen alma, está claro que somos unos desalmados, no sólo por matarlos a millones, sino por la mala vida que les damos en las hacinadas granjas donde la mayoría nacen, viven y mueren sin ver siquiera la luz del sol.

Vía: Blog 20 Minutos

Mar 31 2008

Un centenar de agricultores se concentraron hoy en Madrid para mostrar su rechazo al reglamento europeo que regula la agricultura y la ganadería ecológica por considerar que “abrirá las puertas” a la presencia de organismos genéticamente modificados en este tipo de producción.

Los manifestantes, convocados por la Unió de Pagesos de Cataluña, la Unión de Campesinos de Castilla y león, La Unión de Agricultores y Ganaderos de la Rioja y la Unió de Valencia, anunciaron durante la protesta ante la sede del Ministerio de Agricultura que se trata del “primer toque de atención” para que se publique una normativa estatal y autonómica que impida esta “contaminación transgénica”.

La Comisión Europea (CE) aprobó el pasado mes de junio una nueva regulación con la que se permite en los productos ecológicos hasta un 0,9% de trazas de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) bajo la autorización de la Unión Europea.

Vía: EFEAGRO

Mar 28 2008

Ya ha comenzado la vergüenza de Canadá. 275.000 focas arpa serán asesinadas en 2008

ÚNETE AL BOICOT A CANADÁ

Mar 27 2008

Narbona, Caldera y Chaves apoyan sin fisuras al presidente.

“No pensamos incrementar la energía nuclear en nuestro país, sino reducirla en función de la demanda energética global”. Lo dijo José Luis Rodríguez Zapatero dos meses antes de revalidar la Presidencia en las urnas. Es esa posición -anclada con firmeza en la premisa de que la energía nuclear más que una cuestión económica o ambiental, constituye un icono político en España- la que mantiene con el freno echado a lo que podría denominarse el lobby pro nuclear del PSOE. “Donde hay patrón no manda marinero”, resume un dirigente socialista adscrito al bloque más opuesto a reabrir el debate sobre la moratoria nuclear. En esta nueva legislatura, remacha, nadie cuestionará la línea directriz marcada por Zapatero.

Pero bajo la unidad del discurso oficial discurre una potente corriente claramente favorable a reabrir el debate nuclear. ¿Se limita esa corriente a figuras tan señeras como Felipe González y Carlos Solchaga, cuya apuesta por lo nuclear no admite dudas? En absoluto. Otras destacadas personalidades de la órbita socialista militan en el sector pronuclear. Las fuentes consultadas coinciden en señalar al presidente de la empresa de gestión de residuos (Enresa), José Alejandro Pina, como el ariete de ese grupo, en el que también se inscribe el ex ministro y hoy presidente de Red Eléctrica (REE), Luis Atienza,.

División en el Gobierno

Por definición, quienes ocupan o han ocupado carteras vinculadas a la Economía o la Industria no se caracterizan por ser antinucleares. El vicepresidente Pedro Solbes y el ministro saliente de Industria, Joan Clos, observan con simpatía la reapertura del debate nuclear, si bien su postura está cuajada de matices. El más importante de ellos, la duda sobre la verdadera eficiencia económica del modelo nuclear, máxime cuando nadie conoce aún qué hacer con los residuos de alta actividad ni cuál sería el coste de almacenarlos durante siglos. Otro elemento para la duda: las centrales de tercera generación entrañarían una inversión desorbitada.

Cumpliendo la que se perfila como norma, el ex ministro de Industria y hoy presidente de la Generalitat, José Montilla, se cuenta entre los partidarios de seguir explotando las posibilidades energéticas del uranio. La secretaria de Economía del PSOE, Inmaculada Rodríguez Piñeiro, suscribe esos postulados.

Pero Zapatero no está solo. Además de con la ministra de Medio Ambiente en funciones, Cristina Narbona, y con el titular saliente de Trabajo, Jesús Caldera, cuenta con el apoyo de la secretaria socialista de Medio Ambiente, Soraya Rodríguez. Asimismo, le respalda el jefe del Gobierno andaluz, Manuel Chaves, defensor de potenciar las energías renovables. En la precampaña, Chaves arropó a Zapatero con su presencia en un acto en Sevilla donde el presidente subrayó que los países “ganadores” son aquellos que dejan de lado la dependencia del carbono y de la energía nuclear.

Vía: Publico.es

Sitemap