Jun 27 2007

Las presentaciones forman parte de una gira de tres conciertos, cuya misión es recaudar fondos para recuperar espacios naturales e impulsar labores sociales. El cartel incluye además al rockero argentino Fito Páez.

MÉXICO, junio 25.- El cantante mexicano Aleks Syntek participará en los conciertos benéficos que ofrecerán en julio en México y Colombia el rockero Jon Bon Jovi y el cantautor Fito Páez, informó hoy la organización del evento en un comunicado.

Las presentaciones forman parte de una gira de tres conciertos, patrocinada por una marca de whisky, cuya misión es recaudar fondos para recuperar espacios naturales e impulsar labores sociales.

Syntek, que promociona actualmente su último álbum, “Lección de vuelo”, se suma así al cartel de los recitales en México y Colombia en el que figuraban ya el rockero estadounidense y el cantautor argentino.

“Estoy muy emocionado (…), ya que se trata de un concierto íntimo en el que voy a tener la oportunidad de rodearme de artistas que han marcado época a través de su trayectoria musical”, dijo el cantautor y compositor mexicano de pop.

En Venezuela, en lugar de Fito Páez y Aleks Syntek, el artista que acompañará a Bon Jovi será el cantante local Franco De Vita.

Los conciertos tendrán lugar el 17 de julio en Caracas (Venezuela), el 18 en Bogotá (Colombia) y el 19 en Ciudad de México (México).

En los tres casos, los artistas actuarán de forma independiente, sin que esté previsto que compartan escenario al mismo tiempo. Jon Bon Jovi acudirá en calidad de solista, sin la banda que le brindó su popularidad.

Las actuaciones, de pequeño formato y al estilo “desenchufado”, tendrán lugar en localizaciones con carácter cultural, al término de una degustación gastronómica.

En Venezuela el dinero recaudado será destinado al apoyo de los jardines de la Quinta de Anauco, mientras que en Colombia beneficiará a la fundación de carácter social Restrepo Barco.

El último concierto, en México, será a beneficio del Fideicomiso Pro Bosque de Chapultepec, que trata de rehabilitar el mayor parque público de la capital.

El costo de las entradas para este último concierto oscilará entre cuatro mil y cinco mil pesos mexicanos (de 370 a 463 dólares).

 

Vía: Terra.cl

Jun 26 2007

La Fundación Tierra, en el marco de la su campaña contra el cambio climático “Yo soy la solución” ha presentado hoy su estudio “Cataluña Solar – El camino hacia un sistema eléctrico 100% renovable en Cataluña”. El equipo de expertos catalanes y alemanes del World Renewable Energy Council y del Institute for Sustainable Solutions and Innovations, coordinados por el Dr. Josep Puig, vicepresidente de Eurosolar, ha analizado la viabilidad de conseguir un suministro energético capaz de cubrir la demanda eléctrica con energías renovables. El estudio recibe el soporte de la Obra Social de “La Caixa” y el Departament de Medi Ambient i Habitatge de la Generalitat de Cataluña.

Según el estudio presentado esta mañana en el marco de los actos de los 25 años de energía eólica en Cataluña, la principal aportación energética a un sistema eléctrico totalmente renovable se haría con energía eólica y solar fotovoltaica, aunque recibirían el soporte de otras energías no fluctuantes y de liberación instantánea como la biomasa, hidráulica o geotérmica. El estudi aporta información básica sobre la demanda energética, los escenarios introductorios para el desarrollo futuro de las renovables, una simulación simplificada del sistema de suministro eléctrico y las medidas políticas para dar el mejor soporte para un suministro sostenible de energía. Se puede descargar íntegramente desde la web de Fundación Tierra (www.ecoterra.org)

El grupo de trabajo ha hecho la simulación de un sistema 100% renovable para Cataluña con una semana de cada una de las cuatro estaciones del año. La investigación muestra cómo el comportamiento del viento y la energía solar es muy favorable para satisfacer la demanda durante la primavera y el verano, mientras que en otros periodos, la energía hidráulica, geotérmica y la biomasa deberían contribuir en mayor grado para cubrir totalmente la demanda.

Según la velocidad con que se introduzcan las tecnologías de energía renovable en Cataluña para sustituir los combustibles fósiles y nucleares, y satisfacer el 100% de la demanda de electricidad, el estudio plantea dos escenarios: uno para el año 2035 y otro para el año 2050. El informe calcula que el coste medio anual para hacer realidad una Cataluña con electricidad renovable 100% sería de 58 euros por habitante para el escenario del 2050, y de 84 euros para el del 2035. En términos de riqueza relativa a 2005, supondría una inversión de un 0,2% y un 0,3% del PIB catalán, respectivament.

Jordi Miralles, presidente de Fundación Tierra afirma “un suministro sostenible de energía debería combinar energías renovables y tecnologías energéticamente eficientes, ya que no será posible vivir del crédito de energía derivado del uso de los combustibles fósiles que la Tierra ha producido durante miles de años. El objetivo de este proyecto de Fundación Tierra es demostrar que se puede cubrir toda la demanda de energía eléctrica de Cataluña con un sistema energético renovable y eficiente. Además, el estudio supone que no es producen grandes cambios en el estilo de vida, ni cambios demográficos fuera de las expectativas, ni que las reducciones en la demanda energética causen ningún cambio significativo en los estándares de vida.”

La necesidad urgente de aplicar estas tecnologías renovables resulta cada día más evidente a medida que la tendencia de emisiones de gases de efecto invernadero continua incrementándose. Para no incrementar la temperatura mediana deberíamos estabilizar la concentración atmosférica de gases de efecto invernadero (GEI). Esta estabilización sólo puede conseguirse si las emisions de GEI se reducen a menos de la mitad de los valores de mediados del siglo XX. Hoy en día, ya que los países desarrollados son los que más contribuyen a las emisiones de GEI, deberían comprometerse a ser los primeros en materializar cambios hacia un suministro limpio de energía y reducir las emisions de GEI en un 80% en este período de tiempo. Las graves consecuencias que comporta la utilización de fuentes de energía fósiles y los riesgos de la energía nuclear, demuestran que el uso de estas tecnologías debería frenarse y optar inevitablemente por las tecnologías de energía renovable.

Vía: Terra.org

Jun 26 2007

Dos colonias municipales en Vallecas acogerán viviendas bioclimáticas y nuevas zonas verdes.

De zona degradada a viviendas bioclimáticas. Las colonias municipales San Francisco Javier y Nuestra Señora de los Ángeles, en el distrito de vallecas, se convertirán en el primer ecobarrio de Madrid. El Ayuntamiento de Madrid aprobó ayer el proyecto de urbanización de esta nueva zona que acabará con las viviendas que se construyeron en la década de los sesenta y que, a día de hoy, se encuentran muy deterioradas.
El nuevo entramado y las nuevas edificaciones, que serán de protección oficial, tendrán como principal novedad su carácter ecológico. Se trata de la primera vez que se utiliza un sistema de pilas de combustible que transformará el gas en calor y electricidad en Europa, aunque desde hace años se lleva a cabo con éxito en Estados Unidos y Japón.
Con una inversión de 13.959.910 euros, se rediseñará toda la zona y todos los servicios públicos: alcantarillado, alumbrado, zonas ajardinadas, agua, mejora de la red viaria y las redes de compañías privadas de electricidad, gas natural y telecomunicaciones.
El barrio también contará con un sistema de recogida neumática de residuos sólidos que permite eliminar los contenedores de la calle, y ahorrará un 30 por ciento en los costes del sistema convencional de recogida de basura. Habrá unas tuberías de aire a presión por donde se transportan los residuos desde los edificios hasta el depósito de almacenamiento. Allí llegan los camiones que recogerán la basura.
En total, ya han sido realojadas más de 800 familias. En la Colonia San Francisco Javier casi se han llevado a cabo todos los previsto. Tan sólo falta una familia que estará realojada antes de final de año. Respecto a la de Nuestra Señora de los Ángeles s han adjudicado viviendas a 371 familias.
Por otra parte, la Junta de Gobierno de Madrid aprobó ayer una aportación de un millón de euros para que la Fundación Madrid 16 desarrolle las actuaciones necesarias para promover y difundir la candidatura olímpica madrileña.
Así se continúa el camino iniciado en julio del pasado año, cuando el Pleno municipal aprobó por unanimidad la presentación al COE de la Candidatura para que Madrid organice los Juegos Olímpicos y Paralímpicos del año 2016.

Vía: La Razón

Jun 25 2007

Una expresión china, típica en épocas de escasez de alimentos, “¿todavía no comiste?”, renace en la población debido al alza de los precios de varios productos básicos, en especial el cerdo.

A los responsables de la economía china no les hace ninguna gracia.

Preocupados porque la inflación pueda causar inestabilidad social, los funcionarios dudan si recurrir a las reservas estratégicas del Estado de cientos de miles de cerdos vivos criados en granjas especiales para casos de emergencia y con el objetivo de mantener los precios estables.

Esta es la segunda vez en seis meses que las autoridades tuvieron que recurrir a esas reservas para evitar que se dispararan los precios de los alimentos, situación que podría tener consecuencias políticas peligrosas.

Beijing ordenó en diciembre rematar algunas de sus reservas de trigo para frenar el alza de los cereales y evitar el pánico entre la población.

“Casi todas las crisis inflacionarias de los últimos 20 años comenzaron con un aumento de los precios de los alimentos”, subrayó Xia Yeliang, profesor de Economía de la Universidad de Beijing.

“A lo largo de la historia, los alimentos siempre fueron producto de primera necesidad para el pueblo chino. En la mente de la gente de mediana edad y de los ancianos perduran recuerdos de escasez”, relató.

La última gran hambruna en China, quizá la mayor padecida por la humanidad, ocurrió durante el desastroso plan para industrializar el país llamado “Gran salto adelante” a fines de los 50, a consecuencia del cual murieron unas 30 millones de personas.

Desde entonces, la disponibilidad de alimentos es cuestión de seguridad nacional para las autoridades que deben velar por unos 1.300 millones de personas que habitan el vasto territorio chino.

La subida actual de los precios de los granos y del cerdo se atribuye a la industria del etanol, cuyo crecimiento explosivo deglute una porción cada vez mayor de las cosechas tradicionalmente destinadas al consumo de la población y a la alimentación de animales.

Las autoridades temen que al haber promovido durante años la producción de aditivos limpios para la gasolina, el sector haya crecido en exceso y demasiado rápido.

Esa situación plantea al gobierno el desagradable dilema de tener que optar entre la agenda verde del país y la seguridad alimentaria.

Los temores del gobierno se hicieron evidentes a fines de mayo, cuando el primer ministro Wen Jiabao visitó un mercado de carne en la central ciudad de Xian para controlar los precios del cerdo y pidió a las autoridades locales que subvencionaran a los criadores para que aumentaran la producción, tras lo cual trató de tranquilizar a la población asegurando que todo estaba bajo control.

A mediados de mayo, el precio del cerdo aumentó 43 por ciento respecto del año pasado, según el Ministerio de Agricultura.

El alza del precio del cerdo se atribuye, en parte, al brote de una enfermedad contagiosa, característica de ese animal, que se extendió por 22 provincias y mató a 18.000 ejemplares en los primeros cinco meses de este año, afectando al sector alimentario.

Sin embargo, las autoridades sostienen que la enfermedad no es la raíz del problema.

“La principal razón es el enorme aumento del costo de la alimentación (del cerdo), que comenzó a producirse en junio del año pasado”, dijo en conferencia de prensa el director de la agencia veterinaria del Ministerio de Agricultura, Jia Youling.

Los cerdos se nutren principalmente de maíz, cuyo precio acompañó el incremento general de los cereales. Los granos aumentaron 30 por ciento desde la segunda mitad de 2006, según esa cartera.

Además, los cultivadores ignoraron el tope de producción impuesto por el gobierno de tres millones de toneladas de cereales al año para fabricar etanol y utilizaron 16 millones en 2006, informó el Ministerio.

China fomenta la producción de biocombustibles como el etanol y el biodiésel para cubrir su voraz apetito energético y así reducir su creciente dependencia del petróleo importado.

Los biocombustibles también se promocionan como la panacea ambiental para los problemas de contaminación que supone la quema de combustibles fósiles como el petróleo.

Las autoridades chinas priorizaron el desarrollo de energías limpias en el plan económico quinquenal.

Uno de sus objetivos es que en 2020 las fuentes renovables de energía representen 15 por ciento del suministro energético total del país.

A pesar de su tardía llegada al mercado de los biocombustibles, China pasó a ser en los últimos dos años el tercer productor mundial después de Brasil y Estados Unidos.

La Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo, máximo órgano de planificación, informó que en diciembre la producción de etanol llegó a las 10 millones de toneladas, o 10 veces la cantidad aprobada para las cuatro fábricas que el gobierno tiene en las provincias de Jilin, Heilongjiang, Anhui y Henan.

El excedente procede de un grupo de pequeños productores sin licencia que venden a las refinerías de petróleo o molinos aprobados por el gobierno. Varios especialistas del sector señalan que sólo en Jilin, una de las nueve provincias habilitadas para vender etanol, hay 400 molinos, todos utilizando el maíz como materia prima.

Por temor a que el crecimiento explosivo de la industria de etanol disminuya en forma significativa las reservas de granos, Beijing interrumpió en diciembre los permisos para instalar nuevas plantas.

El gobierno anunció este mes que sencillamente prohibiría la producción de ese biocombustible a partir del maíz.

Xiong Bilin, de la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo, informó que el Consejo de Estado, gabinete chino, decidió que el etanol debía producirse sin utilizar tierras cultivables o grandes cantidades de granos y sin dañar el ambiente.

Las autoridades chinas están preocupadas por que el rápido retroceso de las tierras cultivables pueda afectar el suministro de granos en un futuro cercano, a pesar de haber tenido tres años de buenas cosechas. Las tierras cultivables disminuyeron en ocho millones de hectáreas entre 1999 y 2005.

Vía: Portal del Medio Ambiente / Antoaneta Bezlova

Jun 24 2007
Reducir el impacto ambiental de los materiales impresos
Un simple folleto pesa 15 g, una revista 300 gr y un libro puede pesar alrededor de medio kilo. En nuestro país utilizamos cada año 170 kg de papel por persona, y gran parte de esos materiales de papel tienen una vida muy corta. De hecho cada año se tiran a la basura 850000 toneladas de papeles de impresión y escritura. Además, sólo la mitad del papel que se convierte en un residuo es recuperado para su reciclaje, mientras el resto sigue llenando los vertederos. Un triste final para un material vivo como las fibras de los árboles… Sólo el 30 % de las fibras empleadas para producir papel son recicladas, mientras que el 60 % es fibra virgen que puede provenir de bosques primarios (16 %) o de plantaciones de crecimiento rápido (29 %).
Mientras tanto, se estila cada vez más declarar que un papel es ecológico en las publicaciones, pero las diferentes siglas y las declaraciones vagas sólo aumentan la confusión. Y no sólo es importante el tipo de papel, sino la cantidad de papel que se consume, y cómo se imprime. Este artículo trata de dar pautas para incorporar criterios ambientales en la realización de materiales impresos, que en la sociedad de la imagen y la información siguen siendo el vehículo de comunicación por excelencia.
Diseño
El diseño de los materiales determina la cantidad de papel usada y desaprovechada, entre otras cosas. Algunos consejos respecto a los formatos escogidos pueden ser:

· Dimensiones del proyecto: ¿puede ser más pequeño, y ahorrar así papel, tinta, agua y emisiones asociadas al transporte?.
· Formato adaptado al papel y formatos estándar de que se dispone: se reducen los residuos de papel y también los costes, ya que se gasta un número de hojas más ajustado a lo que realmente se necesita).
· Gramaje adecuado para el proyecto, pero no sobredimensionado: conviene mantener un equilibrio entre la utilidad y resistencia necesaria de la publicación y el hecho de que menos gramos de papel son menos recursos consumidos.
· Reducir el área cubierta por tinta (zonas en clores sólidos, fotografías con fondo negro…) reduce obviamente el uso de pigmentos y facilita la reutilización del material.
· Diseñar el material para que, dentro de lo posible, sea durable o actualizable si es necesario, sin tener que volver a imprimir y tirar los materiales desfasados.
· Imprimir las copias necesarias, pese a que imprimir de más no suponga un coste económico mucho mayor.
· Comprobar, corregir, y asegurarse con todo el cuidado de que el trabajo (imágenes, textos) sea correcto antes de imprimir, o de lo contrario podría darse el caso de tener que tirar un trabajo acabado de salir de imprenta.
· Planear con antelación y comunicarse con los suministradores del papel y los impresores para concentrar si es posible las compras de papel y la distribución de los materiales para reducir costes y emisiones.
Tipo de papel
El papel es un producto manufacturado a partir de materiales renovables, por lo que su impacto ambiental lo determina tanto la obtención de la materia prima como el proceso de fabricación. Las fibras de papel pueden venir directamente de plantaciones de elevado impacto ambiental, de bosques bien gestionados que no dañan el medio ni el recurso, de residuos de árboles cortados con otros propósitos, o de papel procedente de la recogida selectiva… Por otro lado, la fabricación utiliza una gran cantidad de agua (que progresivamente se va tratando de manera conservativa y se reutiliza), el estucado utiliza materiales naturales que se deben extraer (arcilla blanca, carbonato de calcio, titanio, almidón), se genera una gran cantidad de efluentes (que se han ido controlando conforme se han mejorado ambientalmente los procesos…) , se consume una cantidad importante de energía todavía generada en su mayoría por combustibles fósiles, y genera cantidades importantes de residuos sólidos que se deben tratar.

Escoger el papel más respetuoso ambientalmente no es una tarea fácil cuando hay tantos tipos y producidos de maneras tan diferentes. Algunas buenas elecciones pueden ser:

· Papel reciclado. Se trata de volver a utilizar las fibras más de una vez sin extraer nuevos recursos, y utilizando menos agua y energía. El destintado no resulta especialmente tóxico ya que se utiliza hidróxido de sodio (sosa) para separar la tinta del papel.
Utilizar papel reciclado da una salida de mercado a los residuos de papel y fomenta el reciclaje. Procede de papel usado de la recogida selectiva (post-consumo) o de restos de imprentas o materiales publicados que no han llegado al consumidor (periódicos no vendidos, guías telefónicas…). Sin embargo, como la reciclabilidad de las fibras de papel tiene un límite de 6 a 8 veces (en el proceso de fabricación de papel reciclado se van haciendo cada vez más cortas…), en global en la producción de papel siempre es necesario que entren fibras nuevas, fibra virgen. También para determinadas calidades o por temas de durabilidad (como en algunos casos para materiales de archivo) se sigue haciendo necesarios materiales de más permanencia. Así, el papel reciclado es indispensable pero no puede ser el único criterio ambiental, pues de otro modo el papel blanco que se sigue utilizando seguiría sin incorporar ningún valor ambiental. Algunos distintivos como el sello Ángel Azul acreditan que la producción del papel reciclado ha incorporado algunos criterios ambientales básicos.

· Papel certificado FSC. La certificación FSC asegura que la fibra virgen con la que se ha realizado el papel procede de bosques gestionados con estrictos criterios ambientales y sociales. Es la única certificación forestal ampliamente reconocida y cualquier otra declaración sobre la sostenibilidad de la fuente del papel debería tratarse con desconfianza. Es el sistema más estricto porque hace énfasis en el seguimiento de los materiales a lo largo de toda la cadena de producción hasta el consumidor.
El papel FSC de fuentes mezcladas puede contener, además de fibra procedente de bosques certificados, fibras recicladas o fibras procedentes de otras fuentes no certificadas pero con unos ciertos criterios que excluyen por ejemplo las talas ilegales o bosques con alto valor ecológico.

Hay que recordar que uno de los valores de utilizar este papel es declararlo. Sin embargo, al tratarse de un sistema de certificación con una marca registrada, se deben seguir los procedimientos de trazabilidad para poder utilizar la etiqueta FSC. Es por ello que o bien las imprentas o bien quien edita la publicación deben estar certificados si desea declarar que se utiliza papel FSC y utilizar el logo.

· Papeles no blanqueados y blanqueados sin cloro. Los papeles menos blanqueados, tanto reciclados como no, han sido sometidos a un procesado menos intensivo y con menos agentes agresivos. Las siglas ECF (Elemental Clorine Free) indican que el blanqueado se ha realizado sin utilizar cloro elemental, la forma más nociva, aunque siguen usando cloro. Los papeles TCF (Totally Clorine Free) emplean agentes diferentes del cloro para aclarar las fibras, como peróxidos de hidrógeno, relativamente inocuos.

· Papel de producción local. Es difícil rastrear el ciclo de todo el papel en un mercado totalmente globalizado. Sin embargo, aunque la pulpa proceda de lejos, comprar a productores cercanos de alguna manera racionaliza en ese último paso el transporte de materiales a largas distancias.

Tintas, acabados y encuadernado
Hay diferentes opciones respecto a la elección de las tintas y los acabados del papel o las cubiertas, con diferentes repercusiones a nivel ambiental:

· Tintas. Las tintas convencionales basadas en aceite mineral emiten componentes orgánicos volátiles conforme se secan y suponen un riesgo para la salud ambiental y del trabajador. Por otro lado, se obtienen de fuentes no renovables (los principales aceites de las tintas que no son de base vegetal provienen del petróleo. Algunas imprentas utilizan una mezcla de tintas vegetales con convencionales, por lo que se podría pedir el uso de tintas vegetales al 100 %. Por otro lado, en algunas tintas se están reduciendo los niveles de agentes secantes como el cobalto, aunque por ello se secan más lentamente.
Los colores fluorescentes y los metálicos no están disponibles en tintas de base vegetal, y los segundos además contienen gran cantidad de metales pesados. Por otro lado, cuando se escoge impresión por serigrafía, que permite imprimir no sólo sobre papel sino también sobre cartón, plásticos, vidrio, metales o tejidos, las tintas empleadas tienen que ser más líquidas que las tintas de litografía convencionales y como resultado emiten más componentes orgánicos volátiles. Actualmente, se está cambiando el proceso de secado de manera que se reduce la emisión de disolventes, aunque aumenta el consumo de energía.
Los residuos de tinta cuando son reciclados pueden aprovecharse para generar  combustibles o para fabricar de nuevo tinta negra.

· Estampación. Esta técnica permite aplicar un diseño sin tintas, mediante la aplicación de una lámina coloreada con presión y calor. Suelen ser acabados dorados, plateados u otros (como hologramas). Normalmente en la composición de estos materiales se utiliza  gran cantidad de metales pesados, aunque se suelen y deberían utilizar para pequeñas áreas y en materiales que sean duraderos, además de tratar de fabricar estas láminas con compuestos menos tóxicos.

· Plastificación. Consiste en aplicar una fina lámina de plástico transparente al papel para protegerlo y darle un acabado brillante. Debería evitarse en materiales que no deban ser duraderos, ya que el proceso emite componentes orgánicos volátiles, y dificulta un poco el reciclaje del papel, aunque ya se prevé y se puede separar, ese plástico en general no se puede reciclar.

· Barnices UV. Este acabado mediante un barniz transparente en las hojas impresas para dar brillo, emplea materiales con base de aceite mineral y que contienen disolventes. Se dificulta en parte su reciclaje (ya que hay más sustancias a eliminar de las fibras). Actualmente comienzan a producirse este tipo de barnices de acabado con base acuosa, por lo que se podría solicitar..

· Encuadernado. El sistema de encuadernado afectaría la toxicidad y en parte a la reciclabilidad de la publicación final. El método más respetuoso ambientalmente sería el cosido con alambre y grapas, que no necesitan colas y que se pueden eliminar fácilmente en el proceso de reciclaje. El pegamento podría tener elevada toxicidad y emitir componentes orgánicos volátiles, y en principio seria algo más difícil de separar. No obstante, en la práctica, en la planta de reciclaje se han desarrollado los procesos adecuados para eliminar todos estos impropios de las fibras de papel.

La imprenta
La forma de trabajar de una imprenta, el que disponga de un sistema de gestión ambiental o su cercanía, son factores que también determinan el impacto ambiental final de la publicación, aunque esté diseñada al milímetro y se haya escogido el papel más respetuoso disponible.

Algunas cuestiones a tener en cuenta pueden ser:

· Si permite las propuestas de tintas de base vegetal, y tienen máquinas que permitan la realización de las diferentes tintas en una pasada, agilizando el proceso y optimizando el consumo de energía

· Si ofrecen procesos de impresión sin agua o bajos en alcohol, o realiza impresión digital.

Impresión digital. La impresión digital tiene como ventajas ambientales el hecho de que se puede imprimir cada vez que se desea, y no hay costes extra para la reimpresión, de modo que no es necesario imprimir copias de más por si acaso se acaban. Tampoco se generan los residuos de merma de las pruebas de impresión en máquinas. Sus desventajas son el hecho de que las tintas empleadas en la impresión digital actualmente son difíciles de extraer en el proceso de reciclado del papel, los cartuchos de tinta deben ser gestionados correctamente, cosa que no siempre ocurre, y la necesidad de utilizar papeles específicos que todavía no están disponibles en reciclado o en papel certificado FSC.

Impresión baja o libre de alcohol (IPA). Se puede consultar al impresor si utilizan o tratan de moderar el uso de isopropanol (IPA por sus siglas en inglés), un disolvente nocivo que se utiliza en las diluciones. El IPA, al secarse, emite COVs que afectan a los trabajadores de la imprenta. Sin embargo, con un buen mantenimiento y operación de la maquinaria es posible evitar el uso de IPA o reducirlo. También se evita si se pasa a tecnologías como la impresión sin agua o libre de alcohol. Reducir el contenido de IPA en las diluciones también permite un secado más rápido, reduciendo el consumo de energía.

Impresión sin agua. La impresión sin agua es una impresión litográfica (es decir basada en el principio de aversión natural entre el agua y las grasas) que utiliza diferentes láminas para transferir la imagen al papel sin utilizar agua. Esto evita los problemas para encontrar el equilibrio correcto entre agua y tintas en la prensa y también se acaba con la necesidad de utilizar IPA. Todavía es un sistema poco extendido. Algunas de las ventajas que se describen son una consistencia del color mejorada a lo largo de la prensa, mayor saturación de color, menor aumento del punto, lo que permite la impresión de más detalles, mejores resultados sobre papel no estucado que con la litografía convencional, menor tiempo de pruebas con la máquina hasta que la impresión está a punto, con la consiguiente reducción del consumo de papel y tinta, una coincidencia de los colores mejorada, y el hecho de que se evitan los componentes orgánicos volátiles y obviamente se ahorra agua.
Sin embargo, puede ser más cara que la impresión litográfica convencional, y hay quien dice que el resultado es indistinguible de la impresión convencional, que ya es suficientemente buena.
En principio se cree que sería útil sobretodo para impresión de colores planos, largas tiradas, papeles no estucado, trabajos de identidad corporativa (por la mayor consistencia del color entre tiradas diferentes), y para impresiones finas y muy detalladas.

· Si la imprenta se puede considerar local. Si se encuentra cerca de nosotros, trabaja a nivel local (si encarga parte del trabajo a otro manipulador…). Todo esto reduce la movilidad y el transporte para distribución de los materiales.

· Si aplica un sistema de gestión ambiental. Algunas imprentas llevan años siguiendo buenas prácticas ambientales, de manera voluntaria, por ejemplo, en la gestión de los residuos químicos y textiles que generan, antes de que les obligara la ley y superando incluso los requerimientos legales. Actualmente, la mayoría de imprentas controlan los efluentes, y la mejora de procesos como la impresión directa sin necesidad de fotolitos también ha supuesto la reducción de los residuos generados. Algunas, además, hacen explícitos sus objetivos de mejora al implantar un sistema de certificación ambiental como la ISO 14001, un esquema de gestión reconocido internacionalmente a través del cual la empresa realiza un seguimiento ambiental de su actividad, buscando la mejora continua en cuanto a reciclaje, optimización del consumo de agua y energía, etc. Algunas imprentas incluso obtenienen la certificación europea EMAS, un sistema de gestión que reconoce a las organizaciones que van más allá de los requisitos legales y que se comprometen a realizar una declaración ambiental anual. Sin embargo, la implementación y auditoría de estos sistemas supone unos costes que los puede hacer inaccesibles a pequeñas imprentas, por lo que también puede ser recomendable confiar en un impresor de menor tamaño que haya demostrado su buen comportamiento ambiental (incluso se podría acordar una reunión y visita a las instalaciones para que puedan hacernos llegar su práctica ambiental en el día a día) aunque no se apoye en un costoso sistema de gestión estándarizado.

Finalmente, si la imprenta posee un certificado FSC de cadena de custodia, cuando en un proyecto se utilice papel certificado FSC, el producto final puede ser etiquetado como FSC, porque se ha mantenido la trazabilidad del papel en todo el proceso y no se ha mezclado en ningún momento papel certificado con papel no certificado. Esto supone la inclusión de un mensaje ambiental claro y reconocido a nivel mundial en la publicación..

Recursos
Guía de papel FSC (Papeles disponibles, imprentas y editores certificados)

Grupo  Ecoterra para la impresión en papel FSC

Buscador de papeles e imprentas certificados FSC

Vía: Terra.org

Sitemap